COBERTURAS DE LOS SEGUROS DE ASISTENCIA EN VIAJE I

landingpage_gfaro1t

En lo primero que hay que fijarse al contratar un seguro de viaje es en las cantidades de dinero. Y no hablamos sólo de la cantidad de dinero que tienes que pagar tú, lo que cuesta, sino en la que pagarán ellos, lo que cubre, o sea las coberturas. Hay que fijarse muy bien en qué cantidad de dinero cubre el seguro para todos los posibles problemas que pueden ocurrir en un viaje y que detallamos a continuación. La cobertura máxima normalmente se refiere a cada siniestro que tengas en tu viaje, no al máximo que te cubre en la duración total del viaje.

COBERTURA MÉDICA

Dependiendo del país al que vayas a viajar esta cantidad será fundamental. No creas que por ir a un país del primer mundo no hará falta que cubra mucho. Al contrario, en EEUU, por ejemplo, la sanidad es completamente privada y cara. Romperse un brazo puede suponer unos cuantos miles de dólares de gasto, así que más vale que tu seguro cubra lo más posible. En otros del tercer mundo, aunque piensen que la sanidad será barata por comparación, hay que tener en cuenta que los hospitales de mayor calidad son casi de lujo y, en muchos casos, sólo para turistas con precios para turistas. Aunque pueda parecer una barbaridad, de 65.000 a 100.000 euros es una cantidad muy adecuada.

COBERTURA DE ROBO

Que tú seas discreto y que no vayas por lugares poco recomendables no te libra de que te roben. Lo normal es que no estén cubiertas las joyas, el dinero en efectivo, la documentación o los equipos informáticos y que cosas como las cámaras de fotos sólo lo hagan hasta el 50% de su valor. Si en tu equipaje llevas un equipo electrónico o informático que sea muy valioso, puede merecerte la pena contratar un seguro específico extra que lo proteja.

DEMORAS Y PÉRDIDAS DEL EQUIPAJE

Llegar a un país en el que haga frío, desde el tuyo en pleno verano, y que la que no llegue sea tu maleta o mochila, con toda la ropa de abrigo, puede suponer un problema grave. En realidad, que no llegue tu equipaje siempre es un problema, aunque a veces es menos “costoso”. Saber que parte del dinero que gastarás en comprar lo que necesites lo cubre tu seguro siempre ayuda. No olvides que, aunque tengas contrato un seguro de viaje que cubra los problemas que puedan surgir con el equipaje, tienes derecho a reclamar a a compañía aérea y recibir dos indemnizaciones.

REPATRIACIÓN

Si algo pasa, en ningún sitio como en casa. La repatriación del asegurado hospitalizado o del cadáver, por demás lamentable, y su acompañante están cubiertas por prácticamente todos los seguros. Otra cosa son los gastos para que un familiar del asegurado vaya hasta el país en el que se encuentre para estar con él mientras está hospitalizado. O los derivados de la vuelta antes de tiempo si un familiar que se quedó en casa necesita ser hospitalizado o la casa sufre un siniestro grave. No querrás que tu viaje termine así en ningún caso, pero si lo hace, que no suponga un gasto extra.

RESPONSABILIDAD PENAL Y CIVIL

Romper algo por la calle o en un museo es algo que, con seguridad, no pretendemos hacer, pero nunca se sabe lo que puede llegar a pasar. La responsabilidad civil es un concepto que sólo un abogado podría explicar con propiedad, así que no lo voy ni a intentar. Eso sí, mejor que pague otro si al final es responsabilidad tuya. Lo mismo en el caso de que tengas un accidente o acabes necesitando un abogado.

ACTIVIDADES DE AVENTURA EN LOS SEGUROS DE VIAJE

Aunque no seas un aventurero y no pretendas saltar desde un puente, descender por barrancos, hacer rafting… es mejor fijarse en las condiciones de los seguros. En muchos casos, cualquier actividad llevada a cabo a más de 2.000 o 2.500 metros sobre el nivel del mar es considerada de aventura. Dependiendo de tu destino, habrá viajes en los que no bajes de esa altura ni cuando estés durmiendo. Torcerse un tobillo caminando por las calles de Cuzco correrá por tu cuenta a no ser que amplíes tu póliza con un extra de “aventura”.

Si de verdad eres un aventurero y planeas divertirte al máximo, puede que lo que necesites sea un seguro específico de la actividad en cuestión: un seguro de buceo, de ski, de escalada… Pregunta en las federaciones correspondientes que te podrán recomendar el más adecuado para cada país y actividad.

EL MEJOR SEGURO DE VIAJE: SIN ADELANTAR DINERO Y ¿CON O SIN FRANQUICIA?

Además del precio del seguro y de la cobertura, otro factor importante a tener en cuenta es si el seguro tiene franquicia o deducible (la cantidad de dinero mínima a partir de la cual surge la obligación del asegurador y debajo de la cual tiene que ser el asegurado quien pague por el daño). Es importante saber cuál es el máximo que cubre el seguro por cada siniestro (cobertura) pero también el mínimo.

Otro factor muy importante es si hay que adelantar el dinero: en nuestra opinión lo mejor es elegir un seguro de viaje en el que no sea necesario adelantar el dinero, porque estando de viaje nunca se sabe si en ese momento no tienes dinero en efectivo o no puedes sacar de la tarjeta, etc.

PRECIO VS CALIDAD: SEGUROS DE VIAJES BARATOS VS LOS MEJORES SEGUROS DE VIAJE

Otra frase hecha más: lo barato sale caro. Se te puede quedar cara de tonto cuando llegues al hospital en Chile y, en lugar de recepción, veas que está escrito CAJA y tienen una pegatina con los símbolos de las tarjetas de crédito que aceptan. Tu indigestión, tu resfriado, tu esguince, se pueden convertir en tu pesadilla porque estando en los Andes la ciudad está por encima de la altura máxima y tu seguro no lo cubre. O cuando, después de resbalarte en Times Square, la factura por la radiografía, la escayola y la visita supere con mucho el límite de cobertura médica de ese seguro que era tan barato. Tampoco te gustará tener que estar peleando con la compañía una vez que vuelvas a tu casa para que te paguen la indemnización por el robo de esas gafas de sol o del teléfono.

Siempre puedes tener la suerte de que, al no tener que usarlo, nunca descubras sus problemas y puedas presumir con tus amigos de que tu seguro fue mucho más barato. Pero no olvidéis a Murphy…

SEGURO DE CANCELACIÓN DE VIAJES

Acabas de comprar el viaje de tus sueños y ni se te pasa por la imaginación la posibilidad de que no puedas ir cuando llevas años esperando a que llegue el momento de visitar ese país. Pero en los meses, o días, que falten para que salgas todavía pueden pasar un montón de cosas. No todas tan malas como hospitalizaciones, guerras, muertes… también puedes encontrar un trabajo maravilloso que no pueda esperar a tu vuelta.

En función de lo que te haya costado ese billete o ese paquete bien puede merecer la pena ampliar tu seguro de viaje con uno de cancelación que haga que tu dinero vuelva contigo en el caso de que tú no despegues.

DURACIÓN DEL SEGURO DE VIAJE

Un viaje de hasta un mes de duración lo puedes asegurar con prácticamente cualquier compañía de seguros. Pero si estás pensando en más tiempo, el número de compañías disponibles se reduce considerablemente. No todas están dispuestas a asegurarte si vas a pasar seis meses o un año viajando –menos aún si vas a pasar por varios continentes–. Ahí entran las compañías específicas que saben que un viaje puede alargarse mucho tiempo y que no por eso vas a ir saltando de piedra en piedra buscando abrirte la cabeza o presumiendo de cámara por los pueblos más pobres de Sudamérica.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s